Nombre Del Violin De Einstein

El gran físico llegó a admitir en una ocasión que no si no podría haber sido científico, lo mucho más probable es que hubiera sido músico. En los otros percibía interferencias, o físicas o narcisistas… Oistrach era el único que me hacía vibrar, sentía que conectaba con la esencia… Como discípulo de Fedora Aberastury, ella me enseñó el camino a los misterios y hacia Oistrach. Nací en Tucumán y vivo en Barcelona hace 33 años. No creo en el dios de los hombres, sino más bien en el dios verdadero, que ignoro…

Hubble ha sido entre los astrónomos mucho más esenciales del siglo XX y se le considera el padre de la cosmología observacional. Desde temprana edad siempre y en todo momento había sido un buen estudiante y compaginaba sus estudios con la lectura de novelas de aventuras de Julio Verne y H. En la noche de Halloween, se conoce que salía y sorprendía con serenatas de violín improvisadas a los niños que hacían “truco o trato” por la calle.

Eso podría argumentar asimismo su aversión hacia la música menos organizada y más emotiva de finales del siglo XIX con figuras como Wagner. “En la mayoría de los casos, solo puedo escucharle con desagrado”, ha dicho una vez Einstein del compositor alemán. “La música le ayuda en el momento en que piensa en sus teorías”, decía Elsa, que se convirtió en su segunda mujer en 1919. “Va a su estudio, vuelve, toca unos acordes en el piano, apunta algo y vuelve a su estudio”.

Vendido Un Violín De Albert Einstein Durante Más De 400000€

El ganador del Premio Nobel de Medicina en 1906, había pasado parte de su juventud cubierto de peleas y apuestas con sus camaradas de fiestas. En determinada ocasión, siendo aún un estudiante, perdió al echar un pulso con un amigo. Esto le dolió en el orgullo y decidió acudir a entrenarse a un gimnasio. Llegó al acuerdo de educar clases de anatomía al dueño a cambio de entrenamiento físico.

Quién sabe si, de haber sido del revés su decisión, ahora los libros charlarían de Edwin Hubble como un importante boxeador, vencedor mundial de los pesos pesados y la astronomía hubiera perdido sus esenciales y decisivas aportaciones. Era un enorme entusiasta de la historia vieja y medieval, tal como de todo lo relacionado con el Imperio De roma. Era frecuente verlo realizar un entretenido ejercicio junto a su mujer Clara, en el que uno de sus convidados elegía una página al azar de la extensa biblioteca que tenía el matemático y este era capaz de recitar de memoria el artículo desde la línea señalada. En una reseña publicada algunos meses después de su muerte en abril de 1955, el escritor Jerome Weidman recordaba estar en una opulenta cena cuando se halló oyendo música de cámara. A lo largo de una pausa, confesó al hombre sentado junto a él que era literalmente sordo para los tonos.

De Mi Violín Consigo El Mayor Regocijo En La Vida (por A Einstein)

En el libro sobre anécdotas biográficas “Surely You’re Joking, Mr. Feynman! ” (¿Está usted de broma, Sr. Feynman?) cuenta de qué manera iba a locales de alterne mientras su mujer se encontraba enferma en el hospital. Pero esta no era la única afición del físico, ya que tenía una asombroso aptitud para abrir cajas fuertes.

Le agradaban todas y siempre y cuando tenía ocasión intentaba cautivar alguna. Einstein tenía muchas amistades musicales, y se reunían muy de manera frecuente para tocar música de cámara. Aún de este modo, las pruebas proponen que, cuando Elsa charlaba sobre la calidad de su interpretación, no lo hacía influida por sus sentimientos. Con 16 años, su primo se sometió a un examen musical en su escuela local y el examinador escribió que “un estudiante apellidado Einstein brilló en una sentida actuación de un adagio de una de las sonatas de Beethoven”. “La vida sin tocar es inconcebible para mí”, declaró. Veo mi vida en términos musicales… Y obtengo alegría de vivir gracias a la música”.

“el Cosmos Suena Y Cada Individuo Tiene Un Sonido”

En mis cursos con estudiantes, trabajo con su alma… Igual que toco el alma de un violín, toco el de la gente. Es indiferente el instrumento musical; tocar bien un instrumento ¡exige primero estudiar a respirar bien! Pide reactivar los motores internos del movimiento… Los músicos de música mucho más inspirados (Bach, Mozart, Beethoven…) quizá son personas capaces de conectar con los inmanentes y eternos sonidos del cosmos. Einstein tocando el violín en Tokyo, acompañado al piano por su segunda esposa.

Con tal de enfrascarse en la música tocaba con científicos amigos, con vecinos de su entorno o con cualquiera que le ofreciese esa ocasión. Participó en conciertos públicos y privados, acompañó al órgano en alguna sinagoga y más de una vez con sus aportaciones musicales contribuyó a recaudar fondos para la causa sionista. Como privilegiado con oído absoluto puedo decir que jamás resulta una molestia. Sencillamente hace que cualquier sonido con un tono definido que oigas lo percibas inmediata e indisolublemente asociado a la nota que es. Pasa con las sirenas de las ambulancias, con los timbres de las viviendas, con los anuncios de próxima parada del metro…y naturalmente con cualquier pieza musical .

Por su parte, diríase que, el físico y Premio Nobel, Niels Bohr era un enorme entusiasta de las películas del oeste. Muchas veces interrumpía su trabajo en la biblioteca para asistir a visionar un largo de vaqueros. Solía hacerlo acompañado por unos cuantos estudiantes, con los que hablaba de las complicadas tramas que estaban en tales películas. Pero Hubble sabía de su potencial para la astronomía y decidió rechazar la oferta y aceptar la importante beca Rhodes que se le concedió para estudiar en Oxford.

Y en Navidades, salía a tocar con conjuntos de cantantes de villancicos. El popular físico no acostumbraba a salir de casa sin llevar su música consigo, lo que le inspiró mientras desarrollaba ciertas teorías científicas mucho más distinguidos que existen. El cosmos es vibración, emanada del tictac de la polaridad originaria, y como el de tu corazón.

Este es un interesante caso en el que estamos que la afición se convirtió en la profesión, al paso que la profesión pasó a ser la afición. Me refiero al astrónomo alemán y descubridor del planeta Urano William Herschel, el cuál descubrió antes su pasión por la música que por el cielo. Muchas son las oportunidades en las que, según qué género de profesional se trate, poseemos estereotipadas a determinadas personas y les asignamos (quizás de forma involuntaria) algunos clichés.